ACE ¿VES?

La plataforma de Internet Wikileaks ha vuelto a filtrar información confidencial, esta vez, sobre documentos comprometidos de la diplomacia estadounidense.
Se ha descubierto que el propio gobierno de George Bushhhhhhhh, consideró qué la culpa de que ZetaP llegara a la moncloa, la tuvo la mala gestión que hizo de la crisis del atentado el pelelillo Aznar y su gobierno; inolvidable el Señor Acebes.
La embajada de USA informó del asusto al gobierno de Aznar en ese momento pero parece ser que no les interesó ver la realidad y seguir afirmando la autoría de ETA.
Todo esto da al traste con  la trama conspiranoide y malévola que se ha hecho de esos tristes momentos, llegando a hipótesis cuanto menos, crueles. Y digo hipótesis porque algunos directamente veían las manos de ZP y Rubalcaba detrás del atentado.
A ver si tienen la decencia de pedir perdón a los españoles.
¿Tendrá algo que decir el director del diario INMUNDO?
Anuncios

NO TODOS LOS BUITRES ESTAN EN MONFRAGUE

Intento comprender la dinámica de los mercados y la actual crisis financiera con mis escasos conocimientos de macroeconomía.
Cada dos por tres estamos oyendo planes de rescate para los países en riesgo y parece ser que los cuervos especuladores se siguen cebando sobre estos países porque saben que van a seguir encontrando carnaza.
Me pregunto por qué tienen que estar los gobiernos elegidos  democráticamente a expensas de estos cerdos especuladores que se lucran del declive de fondos de pensiones y de los ahorros de la gente de a pié.
Todos los beneficios que obtienen con estos ataques a las deudas de los países soberanos están exentos de taxas e impuestos, no aportan riqueza nada más que para ellos: cuatro egoístas se forran gracias a la miseria de millones.
Parece claro que un gobierno por si sólo no puede hacer gran cosa para luchar contra estos bastardos egoístas del capital a no ser que halla unanimidad política para atajar estos problemas en la UE.
Los delfines de la derecha están demostrando una deslealtad y una falta de criterio de Estado , echando más leña al fuego y dudando de las cuentas del gobierno en pleno acoso a la deuda española.
La gran mayoría de los españoles queremos que el monigote de la moncloa se largue y la gente de izquierdas necesitamos en el horizonte alguien capaz, carismático, leal.
El PP, debido al cáncer bipartidista, tiene el próximo gobierno en la mano, pero vista la cuadrilla que hay en la oposición, desleal al país, corrupta, incapaz y sobre todo amante de las políticas neoliberales, ojala surga un liderazgo a nivel europeo y esperemos que el miedo a caer nos haga ir de la mano en la UE, porque a nivel estatal con esta clase política, mal lo llevamos.
Me imagino al típico tío en su mercedes y fumándose un habanos dilucidando a qué país toca ahora empobrecer y me arde la sangre.
Si encima criticas esta situación, eres contrario a la supremacía de los mercados sobre los gobiernos te tachan poco menos que de estalinista.
Se cometieron muchas atrocidades para la búsqueda del paraíso social comunista, pero parece que ahora hay que abrazar el libre mercado como dogma de Fe.

Saludos.  

EL PARAISO DE RAJOY Y ARTUR MAS

He estado siguiendo de cerca todo el tema del desplome irlandés. Porque recordaba que era un país que siempre ponían de ejemplo a seguir los insolidarios amantes del modelo neoliberal. Concretamente en España, el lider de la oposición don Mariano Mariano y los dirigentes de CIU Artur Mas, Durán y Lleida, se han expresado numerosas veces a favor del sistema liberal y han propuesto como modelo  a seguir el “paraíso liberal irlandés”.
Pero claro, ha caído. Ahora las economías rescatadas o en peligro no son exclusividad de los socialdemócratas, sino que ahora ha caído la más amante del neoliberalismo y de la delgadez del Estado.
Leo cosas que desconocía sobre Irlanda:
        HA estado gobernada durante muchos años por un partido liberal y otro demócrata-cristiano como CIU de clara ideología nacionalista católica.
        Hasta 1995 el divorcio era ilegal en ese país.
        Hay una clara intolerancia hacia otras religiones y hacia grupos laicos.
Durante muchos años ha estado siguiendo el dictamen del FMI y el Banco Central Europeo, los campeones del modelo Neoliberal: ha sido el país con menos impuestos de la UE, el que menos gasto público ha practicado, el que menos ha gastado en pensiones, en definitiva el gasto que sostiene el estado de bienestar.
Ha privatizado innumerables servicios públicos, el mercado de trabajo casi no está regulado, es casi gratis despedir a un currela.
Las desigualdades sociales son las más elevadas de la UE, por lo que hay una clase dominante centrada en bancos y grandes empresas que controlan junto con la Iglesia, el País.
Cuando llegó la crisis del 2007 fue el alumno aventajado del FMI para luchar contra la crisis y lo único que ha conseguido es hundirse más.
Con este panorama y viendo que en la oposición española hay verdaderos orgasmos por las tesis neoliberales y viendo el panorama del gobierno actual debo decir :”ESTAMOS JODIDOS PERO NO CONTENTOS”.
Los que habéis hecho del adelgazamiento del Estado un dogma de Fe espero que reflexionéis un poco sobre el caso Irlandés. Con Estados ligeros poco poderosos los ciudadanos perdemos poder; puesto que lo único que elegimos son nuestros gobiernos y estos, contra menos influyentes menos influyentes seremos nosotros. El Mercado no se puede elegir democráticamente.
Un esperanzador saludo.

DECADENCIA

La progresiva decrepitud de los partidos políticos, de sus líderes y en consecuencia de la política en general, clama al cielo, o al infierno. Algunos quieren, con buena voluntad, no lo dudo; que abandonemos las ideologías y clichés para ponernos a trabajar juntos, qué romántico. Pero a la hora de la verdad nos topamos con el sistema político español y la calaña que lo compone.
Un buen ejemplo clarificador de toda esta ponzoña, son las elecciones catalanas.
Tenemos a mister Montilla y su PSC; después de aguantarle 4 años hablando de las bondades y obsesiones del “País Catalán” con sus socios independentistas; ahora se ha convertido en el paladín andaluz de España en Cataluña. No tiene desperdicio el video del orgasmo con el voto del PSC, entre otras cosas bastante machista.
Luego tenemos al trasnochado PP catalán con su videojuego dispara inmigrantes e independentistas; pero claro, el problema de este despropósito fue la descoordinación con el fabricante del videojuego.  Una disculpa y siga jugando. Empieza a dar un poco de repelús como el PP está adoptando estas ideas racistas y populistas con bastante irresponsabilidad a mi entender.
También tenemos a los insolidarios y egoístas independentistas catalanes echando basura a Andalucía y usándola para reclamar el voto separatista.
Mi pregunta es: ¿las bases militantes de estos partidos están de acuerdo con esta basura electoralista?.
La decadencia no tiene topes.

NO SOMOS NADA

De mis años mozos.

Queridos amiguitos, en este mundo todo está bajo control… ¿todo? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles galos resiste ahora y siempre al invasor con una poción mágica que los hace invencibles: el cerebro
Somos los nietos de los obreros que nunca pudisteis matar,
por eso nunca, nunca votamos para al Partido Popular,
ni al PSOE ni a sus traidores ni a ninguno de los demás
Somos los nietos de los que perdieron la Guerra Civil
¡No somos nada!
¡No somos nada!
Somos los nietos de los obreros que nunca pudisteis matar,
No somos punk, ni mod, ni heavy, rocker, ni skin, ni tecno
Quréis engañarnos, pero no podéis; tampoco tenemos precio
Vosotros veréis qué hacéis, nosotros ¡ya veremos!
¡No somos nada!
¡No somos nada!
Somos los nietos de los obreros que nunca pudisteis matar
Somos los nietos de los que perdieron la Guerra Civil
Somos los nietos de los obreros que nunca pudisteis matar
Somos los nietos de los que perdieron la Guerra Civil
¡No somos nada!
¡No somos nada!
Quieres identificarnos, tienes un problema

LOS PELIGROS ULTRALIBERALES

Leo por ahí, que Occidente está en riesgo de sufrir un nuevo periodo de totalitarismo por culpa de las políticas ultraliberales que se están imponiendo en las democracias occidentales.
El intelectual y príncipe de Asturias Tztevan Todorov en su libro LA EXPERIENCIA TOTALITARIA denuncia la paradoja ultraliberal: “Es una amenaza para la función de la política. Estamos amenazados por una concentración de poder y por la limitación del bien común”.
Este señor hace un paralelismo entre el ultraliberalismo y los totalitarismos del siglo XX; donde por ejemplo, compara el estalinismo y el ultraliberalismo y los hace cómplices de tener el mismo poder mesiánico. “El comunismo aporta una doctrina de salvación, y por eso es tan seductora” y lo comprara con el ultraliberal que cree ciegamente en las bondades del mercado, “como si este, al igual que Dios, no pudiera equivocarse”.
El Neoliberalismo concentra todo en el imperativo económico.
Este autor encuentra rasgos afines entre el ultraliberalismo y los totalitarismos : uno de estos rasgos afines es el Nacionalismo, hace referencia a que LA UE se está construyendo como “una fortaleza contra el inmigrante”. Como ejemplo pone que la expulsión de los gitanos en Francia, comenta:” No es porque sean extranjeros, sino porque tienen un modo de vida distinto que les convierte fácilmente en un chivo expiatorio ideal cuando se trata de distraer a la atención pública de otros problemas más reales.”
Saludos.

EL DECLIVE DEL SOCIALISMO EUROPEO

Publico un artículo de Ignacio Ramonet que me ha gustado y creo que es clarividente y que por supuesto, se explica mucho mejor que yo.
Al frente de los gobiernos en 15 países de la Unión Europea hasta hace poco más de un lustro, la socialdemocracia da signos de desorientación, falta de propuestas y agotamiento. Sus electores tradicionales la abandonan. Una secular corriente de las izquierdas que impulsó grandes transformaciones hoy paga el precio de su confusión ideológica.
Las ideas también mueren. El cementerio de los partidos políticos rebosa de tumbas donde yacen los restos de organizaciones que otrora desataron pasiones, movieron a multitudes y hoy son pasto del olvido. ¿Quién se acuerda en Europa, por ejemplo, del radicalismo? Una de las fuerzas políticas (de centroizquierda) más importantes de la segunda mitad del siglo XIX, que los vientos de la historia se llevaron… ¿Qué fue del anarquismo? ¿O del comunismo estalinista? ¿Qué se hicieron aquellos formidables movimientos populares capaces de convocar a millones de campesinos y obreros? ¿Qué fueron sino devaneos? (1).
Por sus propios abandonos, abjuraciones y renuncias, a la socialdemocracia europea le toca hoy verse arrastrada hacia el sepulcro. Su ciclo de vida parece acabarse. Y lo más incomprensible es que semejante perspectiva se produce en el momento en que el capitalismo ultraliberal atraviesa uno de sus peores momentos.
¿Por qué la socialdemocracia se muere, cuando el ultraliberalismo se halla en plena crisis? Sin duda porque, frente a tantas urgencias sociales, no ha sabido generar entusiasmo popular. Navega a tientas, sin brújula y sin teoría; da la impresión de estar averiada, con un aparato dirigente enclenque, sin organización ni ideario, sin doctrina ni orientación… Y sobre todo sin identidad: era una organización que debía hacer la revolución, y ha renegado de ese empeño; era un partido obrero, y hoy lo es de las clases medias urbanas acomodadas.
Las recientes elecciones en varios países han demostrado que la socialdemocracia europea ya no sabe dirigirse a los millones de electores víctimas de las brutalidades del mundo postindustrial engendrado por la globalización. Esas multitudes de obreros desechables, de neo-pobres de los suburbios, de “mileuristas” (2), de excluidos, de jubilados en plena edad activa, de jóvenes precarizados, de familias de clase media amenazadas por la miseria. Capas populares damnificadas por el shock neoliberal… Y para las cuales, la socialdemocracia no parece disponer de discurso ni de remedios.

Los resultados de las elecciones europeas de junio de 2009 demostraron su descalabro actual. La mayoría de los partidos de esa familia en el poder retrocedieron. Y los partidos en la oposición también recularon, particularmente en Francia y en Finlandia.
No supieron convencer de su capacidad para responder a los desafíos económicos y sociales planteados por el desastre del capitalismo financiero. Si faltaba un indicio para demostrar que los socialistas europeos son incapaces de proponer una política diferente de la que domina en el seno de la Unión Europea, esa prueba la dieron Gordon Brown y José Luis Rodríguez Zapatero cuando apoyaron la bochornosa elección a la Presidencia de la Comisión Europea del ultraliberal José Manuel Duraõ Barroso, el cuarto hombre de la Cumbre de las Azores –junto con George W. Bush, Tony Blair y José María Aznar–, donde se decidió, en marzo de 2003, la invasión ilegal de Irak…
En 2002, los socialdemócratas gobernaban en quince países de la Unión Europea. Hoy, a pesar de que la crisis financiera ha demostrado el impasse moral, social y ecológico del ultraliberalismo, ya sólo gobiernan en cinco Estados (España, Grecia, Hungría, Portugal y Reino Unido). No han sabido sacar provecho del descalabro neoliberal. Y los gobiernos de tres de esos países –España, Grecia y Portugal, atacados por los mercados financieros y afectados por la “crisis de la deuda”– se hundirán en un descrédito e impopularidad aún mayores cuando empiecen a aplicar, con mano de hierro, los programas de austeridad y las políticas antipopulares exigidas por la lógica de la Unión Europea y sus principales cancerberos.
Repudiar sus propios fundamentos se ha vuelto habitual. Hace tiempo que la socialdemocracia europea decidió alentar las privatizaciones, estimular la reducción de los presupuestos del Estado a costa de los ciudadanos, tolerar las desigualdades, promover la prolongación de la edad de jubilación, practicar el desmantelamiento del sector público, a la vez que espoleaba las concentraciones y las fusiones de mega-empresas y que mimaba a los bancos. Lleva años aceptando, sin gran remordimiento, convertirse al social-liberalismo. Ha dejado de considerar como prioritarios algunos de los objetivos que formaban parte de su ADN ideológico. Por ejemplo: el pleno empleo, la defensa de los beneficios sociales adquiridos, el desarrollo de los servicios públicos o la erradicación de la miseria.
A finales del siglo XIX y hasta los años 30, cada vez que el capitalismo dio un salto transformador, los socialdemócratas, casi siempre apoyados por las izquierdas y los sindicatos, aportaron respuestas originales y progresistas: sufragio universal, enseñanza gratuita para todos, derecho a un empleo, seguridad social, Estado social, Estado de bienestar… Esa imaginación política parece hoy agotada.
La socialdemocracia europea carece de nueva utopía social. Y es que los tiempos cambian. En la mente de muchos de sus electores, hasta en los más modestos, el consumismo triunfa, así como el deseo de enriquecerse, de divertirse, de zambullirse en las abundancias, de ser feliz sin mala conciencia… Frente a ese hedonismo dominante, machacado en permanencia por la publicidad y los medios masivos de manipulación, los dirigentes socialdemócratas ya no se atreven ir a contracorriente. Llegan incluso a convencerse de que no son los capitalistas los que se enriquecen con el esfuerzo de los proletarios, sino los pobres quienes se aprovechan de los impuestos pagados por los ricos. Piensan, como lo afirma el filósofo italiano Raffaele Simone, que “el socialismo sólo es posible cuando la desgracia sobrepasa en exceso a la dicha, cuando el sufrimiento rebasa con mucho el placer, y cuando el caos triunfa sobre las estructuras” (3).
Por eso quizá, y en contraste, está renaciendo hoy con tanta pujanza y creatividad un nuevo socialismo del siglo XXI en algunos países de América del Sur: Bolivia, Ecuador, Venezuela.
En Europa, mientras tanto, a la socialdemocracia le llega su fin de ciclo. ♦