FELIZ AÑO

Misantropo Feliz (de expedición por tierras del cid) y el menda queremos desearos un próximo año, cuanto menos, mejor que este que se acaba.
A ver si en este año que entra, a los a los bloggeros amigos (que perdonen mis neuras) la musa les trae temas más alegres y lejos del pesimismo.
No me quiero enrollar más.  Un abrazo a todos…que no decaiga….nos vemos por estos lares.

Anuncios

EGOCENTRISMO POLITICO

El fundador del PSOE Pablo Iglesias solía decir que cuando un compañero del partido manifestaba deseos por un cargo era motivo suficiente para que no accediera a él, y por el contrario cuando había una persona idónea para un cargo y no lo quería, había que intentar que lo aceptara. El colectivo estaba por encima de los intereses personales.
En este punto hay que distinguir el comunismo del socialismo democrático, este último da importancia a la libertad individual, compatibilizándola con lo colectivo.
Qué diferente trato está dando Zapatero a su partido, ha resultado un presidente egocéntrico, presidencialista y personalista. No nos olvidemos cómo trató de imponer un candidato en Madrid a dedo, y le salió el tiro por la culata, o cómo está jugando ahora con cierto cinismo e irresponsabilidad sobre su sucesión. Está mostrando una falta de respeto por la maquinaria del partido y al final esperemos que la situación le estalle en las manos.
Zp debería ser consciente de la importancia de una renovación (¿revolución?) socialdemócrata en España, y apartarse a un lado.
 Luego nos quejábamos del “perro de la guerra” Aznarcito de los Bosques y cómo “digitalizó” a Rajoy como candidato.
(¡Márchese señor Zapatero!).

Money, money, money Must be funny


Muy buenas,

Antes de nada decir que es un día feliz para toda la gente que navegamos en la web. La ley Sinde no se ha aprobado. Internet sigue teniendo la libertad que merece y que sea la ley la que castigue, no cuatro amigos.

Por otro lado suerte a todos con la lotería a ver si pillamos un piquito.

Hoy quiero comentar una noticia que he leído y que me ha sorprendido. Como todos sabemos se acerca por fin la Navidad. Yo reconozco que es una época que me gusta a pesar de las dificultades, a pesar de lo mal que podamos estar. Lo veo, como el buen Mentalista dice, como una época para estar con los tuyos y pasar un rato juntos, que si bien se tiene todo el año, parece que a veces nos tienen que obligar para juntarnos.

Je,je,je todavía me acuerdo de alguna noche de Navidad cuando era pequeño que no podía dormir por las ansias de los regalos. Porqué claro, cuando yo era pequeño, solamente teníamos regalos dos veces al año y el resto de días no había ni chuches. Y si es que algo está relacionado con la Navidad y parece que tenemos grabado a fuego es el tema de los regalos. Y claro como vamos a perder una tradición así con lo que gusta recibir regalos. Sin embargo, este tema de los regalos tiene una parte de la que no se suele hablar y es de la que vamos ha hablar hoy aquí, del lado oscuro y de las cifras millonarias que mueve.

Me refiero a los datos aportados por Western Union en una encuesta realizada recientemente. Si vamos a las cifras, escandalosas ellas, “Estas Navidades se volverán a reutilizar como regalo, se devolverán y, en algunos casos, terminarán en la basura obsequios comprados en nuestro país por un importe aproximado de 1.800 millones de euros. En el conjunto de Europa, este valor alcanzará los 20.300 millones de euros, cifra nada desdeñable teniendo en cuenta el panorama económico que nos rodea.”

Veamos las cifras del estudio:

(Todas las cifras, a menos que se indique lo contrario, son de Research Now. El tamaño de la muestra total en España fue de 1.000 adultos(que no son muchos la verdad). El trabajo de campo se llevó a cabo entre el 8 y el 17 de noviembre de 2010. La encuesta se realizó a través del correo electrónico.)

  • 49% de los Españoles recibirán en Navidad regalos que no quieren o que no les gustan.
  • 60% de personas, según el estudio, hemos recibido regalos que no usará nunca o casi nunca.
  • 54% de los españoles preferirían recibir el importe en dinero efectivo en lugar un regalo.
  • 49% confiesa haber recibido al menos un regalo que no quiere
  • cerca del 20% de españoles hemos recibido el mismo regalo dos veces.
  • 25% reconoce que ha recibido regalos que no funcionan o que no pueden utilizar.
  • 32% de los españoles reconocen que el dinero puede ser un buen regalo en periodos festivos como las Navidades.

Teniendo en cuenta el tiempo y el dinero que podemos llegar a invertir en comprar un regalo con el que intentamos acertar y alegrar a la otra persona, son unas cifras para echarse a llorar.

Las noticias que he encontrado sobre este tema, y de donde he sacado los datos, hacen hincapié en el punto de que la gente prefiere que le regalen dinero. No olvidemos que la empresa que ha hecho este estudio se dedica a envíos de moneda y el resultado puede estar condicionado. Con todo, como el saber popular bien dice, si el río suena agua lleva. Así que aprovecho este estudio para mostrar lo triste de esta sociedad donde ya estamos perdiendo todo tipo de valores, tales como agradecer un regalo. Es posible que al ser una sociedad de consumo donde cada uno se compra lo que necesita, ya no valoremos lo que otro nos regala, “porque no es lo que nosotros nos compraríamos”. Puede ser que aunque seamos familia y amigos estemos más alejados de lo que pensemos y ya no nos conozcamos como para acertar con un regalo. Quizás al final, esclavos del convencionalismo, estamos obligados a realizar regalos sin interés y por el mero hecho que es lo que corresponde.

En muchas familias se sigue manteniendo la idea de regalar, quizás haciendo un amigo invisible o con otro método alternativo, porque al final, parece que es triste no regalarse nada. Sin embargo, cada vez resulta más difícil acertar con un regalo o que no pase algo de lo mencionado por el estudio con el presente que tanto tiempo has dedicado en comprar.

No están las cosas como para andar tirando el dinero y mucho menos el tiempo que como otras veces os he dicho yo creo que es lo más importante a día de hoy. Así que reflexionemos un poco sobre todo esto y que significa realmente regalar algo y recibir un regalo y si hay necesidad o no de mantener tradiciones obsoletas, o ¿no?…

Cuidaros mucho y una recomendación musical antes de despedirme http://www.elrenorenardo.com/ para tomarse la vida con un poco de humor.

NO NOS CALIENTES LOS CASCOS

Hace unos días salió la noticia de que Rajoy “el agazapado” daba su apoyo a Álvarez “Cabeza buque” Cascos. Pues bien, pues vale, pues me alegro.
Resulta que Casquitos vuelve a sonar muy cerca de la mafia Gurtel (ya sabéis lo de la casta de políticos que nos gobiernan o nos quieren gobernar). Aunque Álvarez no ha sido imputado nunca, hoy en prensa sale una noticia en la que una empresa de Casquitos habría facturado 70.000 € en 2008 a una sociedad ligada a la PRESUNTA red de PRESUNTOS corruptos cabrones que se están cargando la democracia.
Desde que empezara a oler a mierda corrupta el caso Gurtel, Cascos ha aparecido relacionado en la investigación por conversaciones de Paco Correa “El trincador de la derecha”. Este llegó a decir que tenía cierta relación con Cascos y que le suministró la cuenta de Aena. También debio decir en conversaciones grabadas:” Yo le he llevado a Bárcenas [ex tesorero del PP] más de 1.000 millones por adjudicaciones de obras de la época de Cascos” .
¡HALA¡. Para que nos vayamos jodiendo, no solo de ZAPATERO vive el hombre.

Crees tener el control de la situación…



Muy buenas a todos.

Hoy para mi sorpresa me ha llegado un mail con un powerpoint anexo que nada tenía que ver con el porno, chistes fáciles o alguna cadena maldita. Se trata de una lista que creó Noam Chomsky sobre la manipulación mediática. Un tío interesante el señor Noam este, podéis saber algo más de él en http://es.wikipedia.org/wiki/Noam_Chomsky.

El texto igual es un poco largo pero merece la pena leerlo, para abrir boca os enumero las “10 Estrategias de la Manipulación a través de los medios” y luego inserto el texto completo.

  1. La estrategia de la distracción.
  2. Crear problemas y después ofrecer soluciones.
  3. La estrategia de la gradualidad.
  4. La estrategia de diferir.
  5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad.
  6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión.
  7. Mantener al pueblo en la ignorancia y la mediocridad.
  8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad.
  9. Reforzar la autoculpabilidad.
  10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen.


El lingüista Noam Chomsky elaboró la lista de las “10 Estrategias de la
Manipulación” a través de los medios” Diez estrategias de manipulación
mediática, Social y económica.

1.-La estrategia de la distracción.

El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones sin importancia.

La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. ”Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

2. Crear problemas y después ofrecer soluciones.

Este método también es llamado:

“problema–> reacción–> solución”.

Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el demandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad.

O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

3. La estrategia de la gradualidad.

Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990.
Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad laboral, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes. Nos suena, ¿verdad?, tantos cambios hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicados de una sola vez y no de forma gradual como se ha hecho.

4. La estrategia de diferir.

Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato.
– Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente.
– Segundo, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá a mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado.

Esto da más tiempo al ciudadano para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad.

La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental.

Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantil. ¿Por qué? -“Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción más infantil y desprovista del sentido crítico de un adulto.

6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión.

Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente neutralizar el sentido crítico de los individuos.

Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o a inducir determinados comportamientos.

7. Mantener al pueblo en la ignorancia y la mediocridad.

Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud.

“La calidad de la Educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia entre éstas y la Clases altas permanezca inalterable en el tiempo y sea imposible de alcanzar una auténtica igualdad de oportunidades para todos.”

8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad.

Promover al público a creer que es moda el hecho de ser vulgar e inculto, mal hablado, admirador de gentes sin talento alguno, a despreciar lo intelectual, exagerar el valor del culto al cuerpo y el desprecio por el espíritu…

9. Reforzar la autoculpabilidad.

Hacer creer al individuo que solamente él es culpable de su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos.

Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico y social, el individuo se autoevalúa, se autoinculpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción.

Y sin acción, no habrá reacción ni revolución.

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen.

En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y los conocimientos poseídos y utilizados por las elites dominantes.

Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente.

El “sistema” ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo.

Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

Noam Chomsky (Lingüista) Visiones Alternativas

¿QUÉ LE PASA A JOSE MARÍA AZNAR?

Publico un artículo de Lluís Bassets que comparto y me ha gustado mucho, es un poco largo pero merece la pena…….

Es muy difícil que quien ha tenido todo el poder pueda acostumbrarse a no tener ninguno. Y sin embargo, es la regla de la alternancia en democracia. Sirve para los gobiernos, del nivel que sea, y para los partidos. Dejar el poder en paz con uno mismo y con el mundo es más difícil que alcanzarlo. Y más difícil todavía es mantenerse luego en una distancia discreta y prudente de quienes tienen la obligación de ejercerlo o de aspirar a hacerlo. Los países de larga tradición democrática suelen codificar los comportamientos de quienes han ocupado el poder y no volverán a ocuparlo nunca más. No sucede lo mismo con las democracias todavía jóvenes donde a veces nos topamos con que quienes han dejado el poder nos dan lamentables espectáculos de una gran incomodidad incluso con sus propios conmilitones.
El artículo que José María Aznar acaba de publicar en The Wall Street Journal, y que Abc ha traducido al castellano, es la muestra redonda de un ex presidente que no ha sabido apartarse del camino ni acomodarse al nuevo papel que le ha asignado la vida. Ni respecto a su partido, ni respecto al Gobierno de España y a su presidente que, quiera o no, es su Gobierno y su presidente. Haría bien Aznar en seguir el ejemplo de su amigo George W. Bush, modelo de discreción, generosidad y elegancia, tanto en relación al presidente Obama como respecto a su partido y sus candidatos.

No le falta razón a Aznar en el diagnóstico sobre la situación de España, que es lo que ocupa el primer tercio del artículo y se resume en su interrogación: “¿cómo es posible que en sólo unos años mi país haya pasado de ser el ‘milagro económico’ de Europa a convertirse en su ‘problema económico’?”. Pero no tiene ninguna duda luego cuando se inventa el momento en que todo se echó a perder, que fue la llegada de Zapatero a La Moncloa. Como si él no tuviera nada que ver ni con un modelo de crecimiento económico muy anterior a 2004 ni con la deriva política cainita que se instaló en la política española con su mayoría absoluta. Como si todo empezara a rodar mal desde el momento en que su mano provindecial soltó el timón.
Es llanamente mentira que esta fecha de 2004 significara el abandono del “proceso modernizador que la sociedad inició hace más de 30 años”. Es una trola inventada para lectores anglosajones que Zapatero “rechazó el acuerdo plasmado en la Constitución de 1978 y rompió la estructura del Estado”. Cuando escribe que “diferentes regiones del país se enfrentaron unas a otras”, debiera reivindicar su esfuerzos personales y de partido para atizar el enfrentamiento, incluso cuando estaba en La Moncloa, organizando una guerra por el agua entre los territorios turísticos donde se estaba construyendo innecesariamente y a mansalva y los territorios que la necesitan para la agricultura y las zonas urbanas ya existentes. Sin contar luego con el boicot del cava o la recogida de firmas para realizar un referéndum ilegal contra el estatuto catalán.
Tiene gracia que Aznar critique “las intervenciones arbitrarias del Gobierno en la vida empresarial, con un desprecio flagrante por las reglas de juego, incluso las europeas”. Sus privatizaciones de empresas públicas sirvieron para crear una estructura empresarial partidista al servicio del partido del Gobierno. Su intervencionismo en las guerras televisivas y del fútbol, con trasgresión de legislación europea incluida, ha sido uno de los episodios más vergonzosos de interferencia gubernamental en el libre mercado, en abierta contradicción con las supuestas ideas liberales que predica.
Pocos gobernantes han hecho más que José María Aznar por dividir primero a los españoles y luego a los europeos. Recordemos su carta de apoyo a Bush y contra la vieja Europa, identificada con Francia y Alemania, en vísperas de la guerra de Irak (publicada, como este artículo, en el mismo diario conservador, propiedad de Murdoch). Recordemos su utilización del antiterrorismo como arma antinacionalista. Sin Aznar no hubiéramos tenido Carod. Sin la arrogancia del PP en su mayoría absoluta no habría habido tripartito ni Pacto del Tinell. Sin aquellos lodos aznáricos no hubiera habido esos polvos que Aznar critica.
Aznar alcanza las cimas del ridículo cuando hace observaciones sobre la pérdida de peso y de relevancia de España en el mundo. Pase que eche sobre Zapatero incluso las culpas de las políticas que hicieron los gobiernos del PP. Pero que le endose los cambios producidos por el desplazamiento de poder en el mundo va más allá de los pecados, que no son pocos, de Zapatero.
Aznar tiene una memoria selectiva y frágil. Su sionismo conservador y antiárabe, sobrevenido al dejar la presidencia, le ha hecho olvidar los besos y abrazos con Arafat y las promesas arrancadas a Bush de que resolvería el tema palestino. Como su defensa de la España unitaria pretende eclipsar sus concesiones fiscales a Cataluña y el País Vasco, su catalán hablado en la intimidad o sus palabras de reconocimiento del “movimiento de liberación nacional vasco”. Tampoco se acuerda de sus políticas de suelo y vivienda, que, junto a los bajos tipos de interés, fueron el auténtico origen de la burbuja inmobiliaria y de la crisis. Ningún recuerdo tiene, naturalmente, de sus numerosas contribuciones al déficit público, algunas mediante ingeniosas fórmulas de peajes en la sombra para obras públicas, que sirvieron para cumplir los criterios de Maastricht y entrar en el euro, pero han diferido el efecto deficitario sobre nuestro presente.
En algo vuelve a acertar Aznar en el último tercio de su artículo. Hay un amplio acuerdo sobre algunas de las recetas que hay que aplicar. Y de hecho, buena parte de las cosas que predica ya las está haciendo, aunque sea a regañadientes, el actual Gobierno, que Aznar tanto detesta. Pero hay dos cosas que no hace, ni sabe ni puede hacer el ex presidente: mirar primero cómo tiene su propio patio, las comunidades autónomas y las grandes ciudades endeudadas y cargadas de funcionarios donde manda el PP, y reconocer luego lo que ya se está haciendo en la buena dirección por parte de todos.
No hemos entrado todavía en el meollo del problema. ¿Qué ha pasado con Aznar? ¿Por qué hace esas cosas tan extrañas en políticos responsables y adultos? ¿Qué le conduce a atacar sin piedad alguna a su propio país desde las páginas de un periódico extranjero? Algunos creen que no puede resistirse a los diablos que tiene dentro y que le impelen a situarse en primer plano y robarle el protagonismo a Rajoy hasta hacerse imprescindible para su partido, pensando incluso en su regreso. Pero es posible que su actitud no sea fruto de una extrategia, sino de una situación personal más espontánea.
Aznar es consejero de News Corporation, el holding periodístico de Rupert Murdoch, y es constantemente solicitado y jaleado como uno de los líderes ultraconservadores más activos y radicales del mundo. Tiene un público fanático en las derechas norteamericana e israelí. Cada vez que mira al tendido y escucha los olés que levantan sus tomas de posición extremistas, hace un paso más a la derecha, aun a costa de desmentir sus anteriores políticas e ideas. Contempla, además, el mal ejemplo del Tea Party, el movimiento ultraconservador que actúa como tracción del republicanismo en Estados Unidos: a él le gustaría hacer un papel similar respecto al PP.
Hay dos cosas habría que pedir a los ex presidentes: que fueran humildes, discretos y generosos. En el caso de Aznar, como ya he dicho, bastaría con que tomara ejemplo de su amigo George. Pero, además, al ex presidente español habría que pedirle, sobre todo desde sus filas, primero que no obstaculice el regreso de su partido al Gobierno, y segundo, que no le impida a Rajoy pactar con los nacionalistas vascos y catalanes a los que casi con seguridad necesitará en el futuro.